Tecnología para la protección del medio ambiente - Medición. Regulación. Control.
DMU 02 Vario FG
Transductor de presión robusto con carcasa de campo


El nuevo transductor de presión DMU 02 Vario FG de AFRISO se ha diseñado para la aplicación universal con una gran variedad de conexiones eléctricas, señales de salida y conexiones de proceso específicos de la industria.


El nuevo transductor de presión DMU 02 Vario FG de AFRISO se puede emplear incluso en condiciones ambientales ásperas. Entre los campos típicos de aplicación destacan la construcción de instalaciones y máquinas, la tecnología de procesos así como la industria alimentaria y farmacéutica.
El nuevo transductor de presión DMU 02 Vario FG de AFRISO se ha diseñado para la aplicación universal con una gran variedad de conexiones eléctricas, señales de salida y conexiones de proceso específicos de la industria. El medidor es apto para condiciones ambientales ásperas y resiste golpes, pulsaciones y vibraciones. El transductor de presión destaca por alta dinámica, gran estabilidad a largo plazo, resistencia contra vibraciones y alto esfuerzo de compresión. No se precisa sellado ya que la célula de medición está juntada directamente por soldadura con la conexión de proceso. Versiones con conexión de proceso abierta no necesitan fluidos hidráulicos de transferencia, por lo que el transductor representa la solución ideal para aplicaciones libres de aceite y grasa así como para mediciones de presión de gases y fluidos. Si el proceso requiere conexiones de presión a ras con el frente, se coloca un segundo diafragma ante la célula de medición. Los sistemas de diafragma Vario se llenan con líquidos de transferencia especiales según aplicación y se cierran herméticamente también por soldadura. La posibilidad de que el medio de medición se difunda en el sistema o de que el líquido de transferencia salga del sistema queda excluida. Transductores de la serie DMU02 Vario son aptos para la medición de presión electrónica en los rangos de medición -1/0 bar a 0/600 bar. Resisten temperaturas de medios de -10 a 125°C y emiten señales de salida 4-20 mA o 0-10 V. Se alimentan con 9 a 32 V DC. El punto cero se hace corregir desde fuera mediante imán permanente durante un determinado margen de tiempo después de haber aplicado la tensión de alimentación. Campos de aplicación típicos son p. ej., la construcción de instalaciones y máquinas, la ingeniería de procesos así como la industria alimentaria y farmacéutica.